Pescadores artesanales comercializan productos con valor agregado

Procesamiento de alimentos
Procesamiento de alimentos

Mónica López, de la Asociación de Producción Pesquera Artesanal “Asopropava”,  de la caleta pesquera de San Mateo (Manabí),  es una de las pioneras en la venta  de  productos de pesca con valor agregado como: croquetas, salchichas y hamburguesas de pescado que componen la  canasta de “Mis mariscos Listos y Mixtos”, a un costo de 20 dólares y  se oferta  el primer miércoles de cada mes  en la Feria Intipallana que organiza el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) en la ciudad de Quito.

Los productos pesqueros son procesados en la  planta piloto, del Ministerio de Acuacultura y Pesca (MAP)  que funciona en el Puerto Pesquero Artesanal de San Mateo; en  donde también los emprendedores de cinco asociaciones de Manabí reciben capacitación y asistencia técnica permanente en temas de marketing y comercialización, buenas prácticas de manufacturas y valor agregado a los productos de la pesca artesanal, entre otros.

La venta de la  canasta “Mis mariscos Listos y  Mixtos”, genera en los emprendedores un alto  grado de responsabilidad al ser proveedores y,  además  incentiva a que otras organizaciones pesqueras artesanales se sumen a esta iniciativa.  El proyecto beneficia de manera directa a más 200 emprendedores.

Katuska Drouet, ministra del MAP, señala que a  gracias a la canasta “Mis mariscos Listos y  Mixtos”, los emprendedores dinamizan  la cadena de productividad y disminuyen los eslabones de comercialización de la pesca a través de la intermediación. “Hoy los  pescadores  además de  transformar la materia prima y dar valor agregado a sus productos, han mejorado  sus ingresos económicos, de sus familias y de la comunidad”, dijo la principal  de esta Estado.

“Gracias  a este proyecto impulsado por el MAP,  hoy podemos entregar nuestros productos directamente al consumidor final sin necesidad de intermediarios”, dijo muy contento Fausto Figueroa, pescador de Puerto López.

Los integrantes de las  organizaciones de Manabí replican y comparten su  experiencia  a nivel nacional, despertando  en el sector pesquero artesanal interés por  incursionar en actividades  alternativas a la pesca artesanal.